Uno de los mayores problemas globales que se nos presentan, es la accidentalidad que asola las carreteras de todo el mundo, simplemente observando las cifras de siniestralidad de los modelos macroscópicos de los accidentes, nos daremos cuenta de la envergadura de esta pandemia que asola nuestras carreteras, convirtiéndose en la primera causa de mortalidad que se lleva toda clase de vidas humanas y provoca que sus familias padezcan trágicamente sus consecuencias, especialmente de forma psicológica. La cruda realidad es que además de la visualización global que se tiene al respecto, los accidentes presentan diferentes perspectivas que deben tenerse en cuenta a nivel social, legal y económico; pues la mayoría de accidentes finalizan en procedimientos civiles o penales, que requieren de un estudio exhaustivo, especializado y objetivo sobre el principio causal de los mismos, que nos ayude a determinar el mecanismo de producción del accidente y las responsabilidades que puedan dirimirse en los diferentes ámbitos.